Limpieza de paneles solares

Verde y Sostenible

Limpieza-de-paneles-solares

La energía solar fotovoltaica es una forma cada vez más popular de generar electricidad de manera sostenible. Para usarla en instalaciones residenciales y comerciales, existen dos opciones principales: las baterías y la compensación simplificada. Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes, y es importante evaluar cuidadosamente las opciones antes de tomar una decisión.

¿Qué hacen las baterías en una instalación solar fotovoltaica?

Las baterías en instalaciones de energía solar fotovoltaica tienen la capacidad de almacenar la energía para su uso en momentos de baja producción, sin dependencia de la red eléctrica. Sin embargo, también presentan desventajas como el costo elevado y la necesidad de reemplazarlas cada cierto tiempo.

¿Qué es la Compensación Simplificada?

Por otro lado, el modelo de compensación simplificada propuesto por el Gobierno desarrollado por las comercializadoras permite una conexión más sencilla a la red eléctrica, sin la necesidad de almacenar la energía, pero sin la posibilidad de usarla en momentos de baja producción más allá del mes en curso.

Ambas opciones tienen sus pros y contras y dependen de las necesidades y presupuesto de cada instalación en particular.

¿Cómo funcionan las baterías en mi instalación solar fotovoltaica de autoconsumo?

Las baterías permiten almacenar la energía generada por los paneles solares para su uso en momentos de baja producción, como por ejemplo durante la noche o cuando hay nubosidad. Esto significa que los usuarios pueden disfrutar de una fuente de energía autónoma y no estar dependiendo de la red eléctrica. Además, las baterías también pueden ser utilizadas en caso de emergencia o corte de energía (siempre que la instalación sea aislada, ojo! pregunta a tu instalador).

Inconvenientes de una instalación solar con baterías.

Sin embargo, existen también algunos inconvenientes en el uso de baterías en instalaciones solares. En primer lugar, el costo inicial es elevado, ya que las baterías son un componente importante y requieren una inversión significativa. Además, las baterías tienen una vida útil limitada, por lo que es necesario reemplazarlas cada cierto tiempo, generando un costo adicional y agravando el problema medioambiental que todavía, después de todo este tiempo, aún no estamos seguros cómo solucionar.

¿Cómo funciona la compensación simplificada en una instalación solar fotovoltaica de autoconsumo?

Por otro lado, la compensación simplificada es una alternativa más sencilla y económica, que permite conectar la instalación solar fotovoltaica directamente a la red eléctrica y recibir una compensación por la energía generada. De esta manera, los usuarios no tienen que preocuparse por el almacenamiento de la energía, pero también significa que solo podrán aprovecharse de la energía que produzcan y no hayan consumido dentro del mismo mes, por lo que en meses de baja producción quizás no sea suficiente, y en los meses de mayor producción estarán «regalando» ese exceso a la red.

Baterías virtuales y monedero solar

En la actualidad están apareciendo nuevos modelos de compensación que “guardan” ese excedente más allá del mes en curso en monederos solares o baterías virtuales que producen descuentos en la factura en los meses de menor producción, cuando los paneles no son suficientes para satisfacer la demanda.

En conclusión, ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes, y la elección dependerá de las necesidades y presupuesto de cada instalación en particular. Las baterías ofrecen una mayor autonomía y seguridad, pero también un costo elevado y una vida útil limitada. Por su parte, la compensación simplificada es más sencilla y económica, pero no permite el uso de la energía generada en momentos de menor producción. Es importante evaluar cuidadosamente las opciones disponibles y tomar una decisión informada antes de instalar un sistema de energía solar fotovoltaica.

#EnergíaSolar #EnergíaSostenible #BateríasSolar #CompensaciónSimplificada

Las instalaciones de paneles solares fotovoltaicos han entrado a formar parte del paisaje cotidiano, y a nadie le extraña ya ver los huertos solares en nuestros campos, o los tejados de las casas o de las naves industriales coronados por un puñado de paneles mejor o peor orientados produciendo electricidad para bajar la factura de la luz. 

En los últimos años el rendimiento de los paneles ha ido aumentando con el desarrollo de la tecnología, pero es esencial hacer un buen mantenimiento que asegure que ese rendimiento se mantiene a lo largo del tiempo. Como ya sabrás por otros artículos, lo principal en estas instalaciones es la limpieza. 

El polvo y los residuos que arrastra el viento y se depositan en los paneles opacan la radiación solar, que es la fuente de energía de la que se nutren, reduciendo su eficacia, pero además su acumulación prolongada puede provocar un aumento de temperatura localizada en algunos puntos de la superficie (puntos calientes) que a la larga dañan la producción de enegía. 

Por todo ello realizar tareas de limpieza regularmente es la manera más sencilla de evitar problemas a largo plazo y asegurar una larga vida a su instalación. En relación a la limpieza, podemos preguntarnos ¿Cuál es la mejor forma de limpiar los paneles? ¿Cada cuánto hay que hacerlo? y ¿Quién debe limpiarlos?

Métodos de limpieza de paneles solares

  1. Jabón neutro, un cepillo o gamuza suave y abundante agua templada. Este método es el más sencillo y económico, y el más recomendable cuando hablamos de una instalación doméstica con pocos paneles y situados en un lugar accesible. Es importante aclarar bien después de la limpieza para eliminar todo resto de detergente, y no rascar sobre la superficie para quitar restos incrustados. En cuanto a la seguridad, es importante seguir todas las recomendaciones que dan las normas de prevención de riesgos laborales a la hora de usar escaleras o andamios, o si tenemos que subir al tejado, para evitar accidentes. No se debe andar por encima de los paneles en la medida de lo posible, y se debe evitar pisar o tirar de cables y conectores para no partirlos o dañar su estanqueidad.
  1. Limpiadores de vapor. Para cuando la suciedad está más incrustada y el método anterior no es eficaz, o si tenemos una instalación grande y podemos automatizar la operación. El vapor no daña la superficie del panel, y tiene más fuerza de arrastre que el agua y el jabón. Dado que no podemos rascar la superficie para no arañar el cristal, es lo más indicado si se ha creado un poco de barro o incluso verdina, o para retirar las heces de aves.
  1. Contratar una empresa especializada como V&S. Bien porque la instalación sea realmente grande, o porque su ubicación sea especialmente peligrosa y requiera la intervención de profesionales (cubiertas de naves, líneas de vida, trabajos en altura), esta solución es la indicada para asegurarnos de que el trabajo se realiza de forma correcta y con todas las garantías. Estas empresas poseen todos los medios tanto para asegurar la limpieza de los paneles como para acceder a ellos de la forma más segura, y aunque pueda parecer la más costosa, a la larga puede ahorrar bastantes problemas.
  1. Limpieza automática. En los últimos años han aparecido sistemas de limpieza que van adosados a los propios paneles, sobre todo en grandes instalaciones, de forma que toda la operación se realiza de forma automática y sin la intervención de ningún operario. Además de ser realmente caro, pasará a ser otra parte de la instalación con su propio mantenimiento y será otra fuente de posibles averías a tener en cuenta, por lo que habrá que hacer los números para evaluar su rentabilidad a largo plazo.

Frecuencia en la limpieza de los paneles solares

En cuanto a la frecuencia de las operaciones de limpieza, sea cual sea el método escogido, dependerá de la zona donde estemos y de las condiciones ambientales y metereológicas.  Bastará con hacer una limpieza anual siempre que no estemos hablando de una zona muy polvorienta o donde el viento arrastre muchos residuos, pero habrá que limpiar más a menudo en temporada de sequía, si estamos cerca de granjas y campos de cultivo, o en zonas con mucha contaminación. También habrá que limpiar tras una de esas tormentas de arena que sufrimos el año pasado y que lo dejaron todo lleno de tierra por semanas. 

Mantener los paneles de su instalación limpios puede maximizar su rendimiento y productividad, ya que las “pérdidas por suciedad” pueden alcanzar en ocasiones hasta un 25%, sin contar los daños a largo plazo que pueden generarse. 

Etiquetas

CONTENIDO RELACIONADO