Energía renovable para vivienda

Verde y Sostenible

Se ha hablado mucho de la eficiencia energética desde un punto de vista pasivo, es decir, recurriendo a estrategias de diseño arquitectónico para conseguir reducir el consumo energético de nuestra vivienda. Estas medidas pasivas se pueden resumir en: correcta orientación de la vivienda, correcto aislamiento térmico, correcta instalación y configuración de ventanas, y medidas para evitar que la luz solar atraviese andamios, toldos y otras radiaciones. Incluso el color de la decoración de las paredes exteriores de nuestra casa afectará a su consumo energético.

Sin embargo, cuando queremos realizar viviendas con un consumo energético casi nulo, las medidas pasivas no son suficientes, debemos recurrir a dispositivos activos que tengan una alta eficiencia energética o generen energía 100% renovable. Dado que el costo del aire acondicionado es el costo de energía más alto en un hogar, es esencial tener un sistema de aire acondicionado eficiente en un hogar con bajo consumo de energía. Para dar soporte a estos sistemas, podemos utilizar otro tipo de instalaciones que nos ayudarán a reducir al mínimo el consumo de energía, ahorrando así nuestras facturas.

Durante este artículo vamos a hablar de las energías renovables que podemos instalar a nivel doméstico.

 

Energía minieólica

Nos referimos a la energía minieólica a aquella que utiliza pequeños aerogeneradores con una potencia inferior a 100 kW (la potencia media de los hogares españoles es de unos 4,5 kW). En el pasado, estos tipos de turbinas eólicas se han utilizado ampliamente para proporcionar energía a casas remotas a las que la red no puede llegar.

Las pequeñas turbinas eólicas pueden generar suficiente energía para alimentar casas con bajo consumo de energía. Aunque esto, por supuesto, depende del viento que sopla, el sistema actual es altamente optimizado, liviano, silencioso y eficiente. El sistema más compacto puede generar hasta 5 kW de potencia y solo necesita una velocidad del viento de 2 m / s para comenzar a generar electricidad, que es aproximadamente equivalente a la velocidad de caminata rápida de una persona.

Hay dos tipos de turbinas: una turbina con eje vertical, que es menos eficiente pero más silenciosa, y tiene una mayor tolerancia a los cambios en la dirección del viento; una turbina con un eje horizontal tiene una mayor eficiencia, pero tiene una menor tolerancia a los cambios en la dirección del viento. Grado de dirección del viento y el rendimiento de la turbina es deficiente. ráfaga.

 Energía fotovoltaica

 

La energía fotovoltaica es posiblemente la otra gran conocida de las energías renovables. Tenemos la suerte de vivir en un país con una radiación solar muy alta por hora, y hay una mejor manera que usar todas estas fuentes de energía para proporcionar energía limpia a nuestras casas y ahorrar costos de energía.

Existen diferentes tipos de panel fotovoltaico:

  • Los monocristalinos que tienen mayor costo, pero mejor rendimiento.
  • Los policristalinos son los más utilizados porque son más económicos que el silicio monocristalino y su rendimiento es ligeramente inferior.
  • Los paneles de capa fina se caracterizan por su flexibilidad, por lo que son muy adecuados para el uso de cualquier superficie. A cambio, tienen un rendimiento menor, por lo que tendremos que ocupar una superficie más grande.

Energía geotérmica

Las instalaciones de energía geotérmica se refieren a aquellas instalaciones que utilizan la energía contenida en la corteza terrestre en forma de temperatura. En otras palabras, utilizan la temperatura del suelo subterráneo para reducir la energía necesaria para calentar o producir agua caliente en nuestros hogares.

Según la profundidad de nuestra instalación, podemos conseguir más o menos rendimiento. Generalmente, en cualquier punto de la corteza (profundidad entre 10 y 20 m), se mantiene la misma temperatura durante todo el año. Esto permite que el sistema se utilice para calentar y enfriar.

Por supuesto, cuanto mayor es la profundidad, mayor es el costo del dispositivo, por lo que para uso doméstico y privado, se utilizan dispositivos poco profundos. Si la temperatura que extraemos del subsuelo alcanza los 15 grados, entonces esto ya es un gran ahorro (para calefacción y refrigeración), y una profundidad mayor puede llegar a 50 grados (las instalaciones en este rango de temperatura se llaman Energía Geotérmica). Entalpía). La temperatura extraída de la tierra no es suficiente para generar electricidad, pero combinada con bombas de calor eficientes (y buenas estrategias de construcción pasivas) se traducirá en ahorros de energía sustanciales.

Para instalar la energía geotérmica, lo mejor es tenerlo en cuenta desde la etapa de redacción del proyecto por parte del arquitecto, y luego utilizar un programa de instalación especial para optimizarlo. Implementarlo en edificios ya construidos es más complicado y costoso.

Energía termosolar

A veces, la energía solar térmica (o energía solar térmica) se confunde con la energía fotovoltaica, pero en realidad son similares entre sí porque utilizan la radiación solar para funcionar y generalmente se instalan en techos y tejados.

Este tipo de dispositivo consiste en un panel plano (de apariencia similar a un panel fotovoltaico) en el techo a través del cual circula el líquido (a veces directamente a través del agua potable). Cuando se expone a la radiación solar, el líquido se calienta y, una vez calentado, esta temperatura se puede utilizar para conseguir agua caliente sanitaria y calefacción. El intercambio o aporte de temperatura se realiza en un tanque de almacenamiento, que puede estar en nuestra casa o en el propio techo, y adherido al propio panel solar térmico (esta última opción es más económica, pero menos eficiente y antiestética).

En la energía solar térmica doméstica, actualmente no existen sistemas que puedan generar electricidad, son muy eficientes, pero solo pueden producir agua caliente, por lo que no se pueden utilizar para ayudar a enfriar el sistema.

Energía por biomasa

La generación de energía con biomasa es otro sistema renovable cada vez más utilizado, al menos en su versión de caldera de pellets. La biomasa se considera materia orgánica derivada de procesos biológicos y se puede utilizar como energía (incluyendo todo, desde pellets hasta lodos de la industria del papel, y luego a través de residuos sólidos urbanos).

La biomasa de pellets se considera un combustible renovable porque el dióxido de carbono liberado a la atmósfera después del proceso de combustión es el mismo que el dióxido de carbono absorbido previamente por los árboles para producir madera (balance neutro de dióxido de carbono). En el sistema doméstico, mediante la quema de biomasa, obtenemos energía térmica, que se utiliza para calentar la casa y producir agua caliente sanitaria (ACS). Del mismo modo, en el mapa de ClickRenovables, nos proporcionan información sobre el potencial de la biomasa en función de la zona en la que vivimos.

En una vivienda unifamiliar la instalación de una estufa de pellet es muy sencilla (no es porque necesite extracción de humos en un apartamento), pero si consideramos el sistema como una solución total de calefacción y ACS, tendremos que utilizar un Caldera más funcional. La instalación complicada facilita su integración en nuevos proyectos de construcción.

Verdeysostenible

CONTENIDO RELACIONADO

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.